Sábado, Junio 24, 2017

Rafael Blasco es el político tipo del Partido PopularLa maldición de Rafael Blasco

Rafael Blasco, ese ser nauseabundo que  ha robado el dinero de las ayudas a paises de tercer mundo, por fín está en la cárcel. 
Justicia del tercer mundo, maldiciones, mal de ojo o vudú, son algunas de las reacciones de los oprimidos, como respuesta ante la injusticia y el maltrato que le propina el amo, mafioso y opresor.

 

Hay una antigua maldición, que recaía sobre todo aquél que se atrevía a robar a personas necesitadas. Si había una manera de que aquella maldición fuera a peor, era que se robara la comida y educación de toda la juventud e infancia, porque esto suponía que a muchos y a muchas más les costaría la vida.

Hace milenios, no había nada peor para una persona que recibir esta maldición. Al principio, todo empezaba por la noche, despacio, no había prisa para el tormento, que empezaba con el insomnio. Las inocentes y pequeñas personas que morían por ese efecto, eran la causa de que aumentara la maldición, puesto que esas pequeñas personas seguirían vivas y con menos problemas, si quien fuera, no hubiera robado lo que les pertenecía.

Todas las pequeñas personas que morían, se aparecían por la noche antes de dormir, después en tus sueños. Todo su sufrimiento se acoplaba a tu vida y sufrías sin saber por qué, o eso creías. Todos los días por la noche, hasta que todos los días durante el día también.

Nada podía hacer que dejara de oír aquellas voces, suplicando una ayuda que nunca llego, porque nada podía detener que las sintiera muy dentro, junto con todo su dolor y su hambre y su frío, que no desaparecía nunca y consumía tu interíor segundo a segundo.

Nada ni nadie puede evitar que la maldición le afecte, porque las maldiciones se ganan, hasta que se pagan, pero como nadie puede volver a traer a la vida un muerto, después de mucho tiempo seco, ni librar de los males que haya tenido una persona con posterioridad, nadie puede librarse nunca de una maldición así, porque por esa simple razón, lo que hicíste, será lo que te consuma.

Queda expuesta y pública y quedará enterada por ello toda aquella persona que participe, porque las maldiciones se ganan, hasta que se pagan.
Y siempre cobran, de muchos modos u otros.

Deje su comentario

Publicar como Invitado

0
Su comentario sera publicado cuando sea revisado y aprobado por el moderador

Personas en esta conversacion