Viernes, Octubre 20, 2017

Antonio Hernando, el portavoz del grupo socialista, que traicionó el No es NO, ha dimitido nada más conocer la noticia de la victoria de Sánchez

Adiós Susana Adiós, ganó Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez recupera la secretaría general del PSOE, tras obtener una victoria aplastante sobre la candidata del IBEX35, la traidora Susana Díaz. Antonio Hernando, el portavoz del grupo socialista, ha dimitido nada más conocer la noticia  y sin esperarse a que el propio Pedro Sánchez le mande a tomar por dónde amargan los pepinos.

Nueve meses después del golpe de mano susanista, Pedro Sánchez recupera la secretaría general, tras arrasar en las primarias con el voto de más del 50% de las bases y 10 puntos de diferencia sobre Susana Díaz.

 

Xavier García Albiol, el pepero xenófobo y troglodita de Badalona, ha comentado que la victoria de Sánchez es una desgracia para el Partido Popular y hasta el mismísimo Rajoy ha negado la felicitación al nuevo secretario general del PSOE.

Si al Partido Popular le molesta la victoria de Sánchez, es que por fín, en el PSOE empiezan a hacer algo bueno para España.

Tras dos años de complicidad con el gobierno de la mafía, han tenido que ser los militantes socialistas los encargados de aportar un mínimo de sensatez a la formación y dar la patada definitiva a los falsos socialistas que copaban los puestos de dirección. 

Ahora queda esperar la reacción de los barones que apoyaron el golpe de mano susanista. Un ejemplo es García Page, el presidente de Castilla la Mancha, que prometió dimitir, si Pedro Sánchez ganaba las primarias.

La victoria de Pedro Sánchez llega en uno de los momentos más delicados y decisivos para la democracia española y el futuro de los españoles, con una moción de censura en marcha, con más de 900 dirigentes del PP imputados y con varios fiscales y el ministro de justicia recusados por el parlamento.

España necesita un PSOE de izquierdas, no el paripé de gestora pro corrupción que ha tenido hasta ahora, porque los problemas que ha generado el gobierno de la mafia son demasiado graves, como para seguir sustentándolo.

Sánchez parece ser el líder que posibilitará una alianza de partidos de izquierdas, para echar del gobierno a la mafia.

Los mafiosos y los peperos están preocupados por primera vez desde hace siete años y algunos ya están sufriendo taquicardias, porque su fantasma de las últimas navidades, la alianza PSOE Unidos Podemos empieza a materializarse.

Susana Díaz se ha pegado la gran hostia

 

Deje su comentario

Publicar como Invitado

0
Su comentario sera publicado cuando sea revisado y aprobado por el moderador
  • No se ha encontrado ningun comentario