Viernes, Octubre 20, 2017

Partido Popular y Convergencia son dos organizaciones delictivas que han saqueado el erario público al amparo de los votos obtenidos

Convergencia y Partido Popular, vaya par de ladrones.

La corrupción sin fin de la derecha española, Partido Popular y Convergencia, ha destrozado Cataluña y España.

La institucionalización de la corrupción de Convergencia con Artur Mas y del Partido Popular con Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, son dos casos calcados,

dignos de estudio por los grupos policiales de delincuencia organizada. Dos partidos de la derecha más casposa, que han cometido estafas gigantescas de dinero público, usando las mismas tretas, dejándose sobornar por las mismas empresas y empresarios corruptores, Dos partidos repletos de pseudo-políticos profesionales con la misma calaña moral.

De hecho, los dos partidos han sido socios de gobierno durante muchos años, porque en verdad los dos, defienden los mismos ideales; TODO PARA LOS DEL RÉGIMEN.

Mariano Rajoy permite, promueve y excusa la corrupción de su partido por el bien de la unidad de España y Artur Mas lo permite y excusa por el bien de la unidad de Cataluña. Estos dos fulanos y su corrupción permanente, han multiplicado la crispación social y están rompiendo la convivencia pacífica.

Los dos líderes derechistas deberían ser inhabilitados, apartados para siempre de cualquier cargo público, no sólo dos años y encarcelados de por vida a pan y agua, pero seguramente nunca ocurrirá, porque el poder judicial al servicio de Rajoy sólo ve la paja en el ojo ajeno.

Por esto, mientras Artur Mas está siendo juzgado por sus fechorías, Mariano Rajoy y su presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez se blindan cual vulgar Rita Barberá y usan todos los recursos del estado para perpetuar su mal hacer, su impunidad y su falta de responsabilidad.

Rajoy ha cercenado la independencia Judicial para cargarse la democracia real

El pasado mes de febrero Rajoy destituyó a todos los fiscales que investigaban a las mafias y la corrupción del Partido Popular.

De hecho, desde que Rajoy llegó al poder, los Fiscales Generales del Estado nombrados por él y los Ministros de Justicia, han mirado para otro lado y no han hecho otra cosa que inmiscuirse en todos y cada uno de los cientos de causas penales contra miembros de su partido, ahora organización criminal. El ejecutivo retrógrado de Rajoy ha optado por cercenar todos los derechos fundamentales e impartir un tipo de justicia similar, a la que impartía la justicia de la dictadura franquista.

Todos los grupos parlamentarios están hartos del comportamiento indecente de Rajoy

Los grupos de la oposición hartos de las injerencias continuas del ejecutivo, quieren que se abra en el Congreso una comisión parlamentaria para investigar a fondo las mafias y los sobornos de la ‘Caja B’ del Partido Popular.

Rajoy se ha opuesto rotundamente, porque no quiere que los ciudadanos que le pagan el sueldo conozcan la verdad y como buen tirano, ha amenazado con llevarse la comisión de investigación del Congreso, donde no tiene mayoría, al Senado, donde sí la tiene.

Al gallego y muñidor de mentiras, le ha dado ahora por acusar a los grupos de la oposición de financiarse ilegalmente.

Rajoy sólo aplica una vieja táctica aprendida de los dictadores: acusar al contrario de lo que uno hace y se presenta como el defensor de lo que en verdad está intentando derribar, la independencia judicial y la propia democracia.

 

Deje su comentario

Publicar como Invitado

0
Su comentario sera publicado cuando sea revisado y aprobado por el moderador
  • No se ha encontrado ningun comentario